2018/05/17

Urkullu llama ahora a los sindicatos a «incorporarse» a un diálogo tripartito

Después de haber pactado el «Acuerdo Marco por el Empleo» solo con Confebask, y de espaldas a UGT y CCOO, el lehendakari se dirige ahora a todos los sindicatos para que tomen parte en un diálogo a tres bandas. Como es habitual en Iñigo Urkullu, lanzó este emplazamiento en un foro empresarial, arropado por la patronal Cebek.

GARA|BILBO
0517_eko_urkullu

Hace apenas un mes que el Gobierno de Iñigo Urkullu y Confebask rubricaron el ”Acuerdo Marco de Colaboración por el Empleo y la Cualificación en Euskadi 2018-2020”. Ese pacto fue denunciado como una «deslealtad» por CCOO y UGT, que decidieron abandonar la denominada Mesa de Diálogo Social –en la que no participaban ni ELA ni LAB– porque, precisamente, consideran que se ha vaciado de contenido este foro y que el Ejecutivo ha dejado claro que prefiere actuar a sus espaldas en esta materia.

Aunque ya ha hecho una tímida autocrítica sobre este tema, ayer pareció que el lehendakari quiere pasar página sin más, al instar a «todas» las centrales sindicales a que se incorporen a la Mesa de Diálogo Social.

Paradójicamente, hizo este llamamiento durante su intervención en un acto organizado con motivo de la asamblea de Cebek, el mismo escenario en el que, el día anterior, el secretario general de esta patronal vizcaina, Francisco Javier Azpiazu, subrayó que durante la negociación del polémico documento no tuvieron «ningún tipo de duda» de que «los interlocutores» que tenían que estar «éramos los que estábamos sentados en la mesa correspondiente».

Urkullu señaló que su Gobierno ha suscrito el pacto con las organizaciones empresariales «para responder al reto de más y mejor empleo». «Este país debe dar respuesta a las 100.000 personas que las empresas van a necesitar en el horizonte de 2020», añadió.

Reparto de papeles

Afirmó también que el pacto permite adecuar los programas de formación y cualificación, de inserción laboral de desempleados y de empleo juvenil. «Corresponde a los empleadores definir los perfiles que necesitan y a la Administración dar respuesta a sus necesidades, para que no quede un solo puesto de trabajo sin cubrir», explicó.

De entrada, no encontró una función constructiva para los sindicatos, aunque a continuación precisó el papel que les otorga: «Reitero el llamamiento a las centrales sindicales, todas, para que se incorporen a los ámbitos de diálogo tripartito y, especialmente, a la llamada Mesa de Diálogo Social porque en este foro se debe producir el contraste, seguimiento y ejecución del Acuerdo Marco». Como hizo después de ver la reacción de CCOO y UGT, comentó que el contenido de ese pacto «está abierto» y que tiene voluntad de «favorecer la participación de otros agentes sociales».

Por otro lado, como informó Europa Press, trasladó a Cebek que tiene «muy presentes» los contenidos de la reunión que mantuvo con su dirección en julio del año pasado, entre ellos, el de «consolidar» la imagen social positiva de la empresa.

 

Trabajadores de despachos y oficinas tocan a la puerta de Cebek

Mientras el lehendakari compartía mantel y atril con los empresarios de Cebek y una nutrida representación institucional en el interior del Palacio Euskalduna, en el exterior trabajadoras y trabajadores del sector de oficinas y despachos de Bizkaia realizaron una concentración para reclamar a la patronal que en la próxima reunión de la mesa de negociación del convenio, prevista para el miércoles de la semana que viene, modifique su postura para no tener que llegar a convocar «movilizaciones indefinidas», según indicaron fuentes sindicales a la agencia Europa Press.

Los asalariados destacaron que, tras las quince reuniones mantenidas en los últimos diez meses, se ha confirmado que Cebek «condiciona la existencia de un convenio a que se limite o elimine la garantía mínima –que asegura la revalorización de los salarios– y la antigüedad», lo que supondría «una congelación infinita en un sector donde la promoción profesional brilla por su ausencia».

Este sector emplea en el herrialde a unas 23.000 personas, que realizan estas labores tanto en empresas grandes como en pymes, y el convenio está decaído desde 2013 por efecto de la última reforma laboral impuesta por el Gobierno español.

Desde que comenzó el año, los trabajadores están llevando a cabo movilizaciones de distinto tipo y jornadas de paro. GARA

SALARIOS


«Considerando lógicamente la situación de cada empresa individual, creo que corresponde hacer un esfuerzo para consolidar el proceso, ya iniciado este año por muchas empresas, de adecuar la remuneración de los recursos humanos», comentó el lehendakari.

CONCEPTOS


«Conceptos como mano de obra, patronal, confrontación capital-trabajo, responden a esquemas del pasado. Tenemos que situarnos en un nuevo modelo basado en la colaboración y la implicación», añadió.