2018/12/06

Jean-Claude Arnault condenado por una segunda violación

Un tribunal sueco ha mantenido la condena por una violación y ha sumado otro veredicto de culpabilidad por otra violación al dramaturgo y fotógrafo Jean-Claude Arnault, el protagonista del escándalo sexual que provocó la no concesión del premio Nobel de Literatura.

Koldo LANDALUZE|DONOSTIA
1206_arnault

En la recapitulación de 2018 se incluye el recordatorio de que no se entregó Premio Nobel de Literatura. El motivo de dicho suceso se debió al escándalo de abusos sexuales y filtración de ganadores que derivó en varias renuncias entre los miembros del jurado.

El periódico sueco “Dagens Nyheter” fue el encargado de provocar una auténtica convulsión interna en el seno de la Academia Sueca cuando informó que dieciocho mujeres afirmaron que habían sido acosadas o abusadas sexualmente por Jean-Claude Arnault, un dramaturgo y fotógrafo íntimamente vinculado a dicha institución gracias a su relación sentimental con la exmiembro de la Academia Sueca y poeta Katarina Frostenson. Según el relato, Arnault se sirvió de su posición en el mundo del arte para intentar persuadir a las mujeres a tener relaciones sexuales con él.

El pasado 1 de octubre, y a pesar de ser absuelto de uno de los dos casos de violación por los que fue denunciado, Arnault fue sentenciado a cumplir una condena de dos años de prisión. Hace varios días y requerido por el Tribunal de Apelación de Estocolmo, también fue declarado culpable de otro caso de abuso ocurrido en diciembre del pasado año contra la misma mujer y del que había sido absuelto en primera instancia. El Tribunal consideró que el relato de la demandante era «creíble» y coincidente con lo narrado por entonces por varias personas que testificaron en el juicio.

En su comunicado, el Tribunal señaló que las pruebas en su conjunto son «suficientes para una sentencia condenatoria» e indica también que la demandante deberá ser indemnizada con una cifra que ronda los 23.500 dólares, según la decisión judicial tomada en un caso que por el tiempo transcurrido carece de pruebas físicas. El abogado defensor de Jean-Claude Arnault, insiste en que su defendido es inocente.