2019/06/09

Admitida la denuncia de Arzuaga contra Jusapol y rechazada la de DyJ

El TSJPV ha desestimado la querella presentada por Dignidad y Justicia contra Julen Arzuaga por su discurso en el Parlamento de Gasteiz contra Jusapol, mientras que un juzgado de Gasteiz ha admitido la denuncia del parlamentario contra miembros del sindicato policial que acudieron al pleno.

Iñaki IRIONDO|GASTEIZ
0609_eh_jusapol

Se acaba de conocer que el 26 de mayo el Juzgado de Instrucción número 4 de Gasteiz ha admitido la denuncia presentada por el parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga contra miembros del sindicato policial Jusapol que acudieron al pleno de la Cámara en la que se aprobó la ley de víctimas de la violencia del Estado y desde la tribuna hicieron gestos y comentarios durante la intervención de este representante popular.

Apenas cuatro días después, el 30 de mayo, la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco decidía además desestimar la querella interpuesta por Dignidad y Justicia contra el parlamentario, al que acusaba de los presuntos delitos de «injurias graves a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado» y otro de «incitación al odio», por su discurso en aquel pleno.

Ley de víctimas del Estado

El pasado 4 de abril se celebró en el Parlamento de Gasteiz el pleno en el que se aprobó la ley de víctimas de la violencia del Estado. A la sesión acudieron, invitados por el PP, varios miembros del sindicato policial Jusapol, que habían hecho declaraciones e iniciado actuaciones judiciales contra esta ley que posibilita el reconocimiento de las víctimas de la violencia estatal, asegurando que hace un relato «falaz» de lo sucedido y «blanquea la historia sangrienta del terrorismo de ETA», al tiempo que reivindicaban «el honor de las FCSE».

Su presencia con camisetas reivindicativas en el palco de invitados provocó que las víctimas que acudieron al pleno fueran acomodadas en otra tribuna. Era evidente que la presencia de los agentes negacionistas humillaba a estas víctimas, que ni siquiera quisieron coincidir con ellos en los pasillos de la Cámara.

Ante esta situación, el parlamentario Julen Arzuaga arrancó su intervención así: «Mi desprecio más rotundo, más absoluto, para las organizaciones corporativas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que están haciendo un lobby infecto y asqueroso para que no se reconozca a las víctimas que ellos mismos han generado. Son organizaciones que están buscando total impunidad, total encubrimiento para el terrorismo y las gravísimas vulneraciones de derechos humanos que ellos mismos han perpetrado. Para mí ustedes son los nazis que protestan porque hubo un juicio en Nuremberg, para mí ustedes son los genocidas que protestan porque hay una Corte Internacional de Justicia, para mí ustedes son los franquistas que luchan para que no haya un reconocimiento de sus vulneraciones de los derechos humanos. Esto es indignante, esto es inaceptable, y esto es asqueroso, esto es asqueroso, esto es asqueroso».

Querella de Dignidad y Justicia

Ante estas palabras, la Asociación Dignidad y Justicia presentó una querella por presuntos delitos de injurias graves a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de incitación al odio, contra el parlamentario Julen Arzuaga.

El TSJPV ni siquiera la ha admitido a trámite. En primer lugar, apunta que por duras que puedan ser esas manifestaciones, fueron realizadas por un miembro del Parlamento, en sede parlamentaria y en el ámbito de un debate, existiendo vinculación entre lo dicho y la ley que se discutía «con la cobertura que le depara la inviolabilidad parlamentaria».

Pero, además de esto, el TSJPV recuerda que los delitos de odio pretenden proteger a personas o colectivos cuya dignidad se pretende lesionar por su origen, etnia, religión, discapacidad, ideología o identidad sexual. Y asegura que «las organizaciones corporativas de las FCSE» no pueden encuadrarse entre estos «grupos vulnerables». A esto añade que tampoco se puede entender que la intervención de Julen Arzuaga «atemorice al colectivo destinatario del mensaje, creando sentimientos de lesión de la dignidad, de inseguridad y de amenaza».

Admisión recurrida

Tras el comportamiento de los miembros de Jusapol en la tribuna, con gestos de la mano que simulaban una pistola (los denunciados dicen que es la J de Jusapol) y la declaraciones posteriores de sus portavoces, el parlamentario Julen Arzuaga presentó una denuncia contra ellos por los delitos de atentado, amenazas y coacciones.

El Juzgado de Instrucción número 4 de Gasteiz ha admitido a trámite esta denuncia y acuerda «incoar juicio sobre delitos leves». La abogada Jone Goirizelaia ha anunciado a este diario que ha interpuesto un recurso ante esta decisión, puesto que considera que lo ocurrido en el Parlamento debe considerarse un delito grave.

NO DELITO DE ODIO

Además de la inviolabilidad parlamentaria, el TSJPV advierte a Dignidad y Justicia de que el delito de odio es para proteger a colectivos vulnerables por su condición, entre los que no cabe considerar a los sindicatos de las FCSE.

DESORDEN

Durante la intervención de Julen Arzuaga, miembros del sindicato hicieron gestos como imitando una pistola con su mano, aunque afirman que representaban la J de Jusapol.

VÍCTIMAS

La presencia de los agentes con camisetas reivindicativas en la tribuna de invitados hizo que las víctimas protagonistas de la ley que se debatía tuvieran que ser acomodadas en otro lugar. Evitaron cualquier contacto con los policías.