2019/10/10

Una gran segunda parte tumba al imbatido Cuenca

El cuadro guipuzcoano se sobrepuso a las bajas y ofreció un gran tono coral.

GARA
1010_kir_bidasoa

BIDASOA 28

CUENCA 22


Una gran segunda parte le permitió a Bidasoa Irun hacerse con un importante triunfo ante el Cuenca, rival directo en la lucha por entrar de nuevo en Champions y que contaba por victorias las hasta ahora cinco jornadas disputadas. Sin duda, una gran inyección de moral para un equipo que el sábado deberá volver a competir en Europa y que afrontaba el compro- miso ante los conquenses con importantes bajas. El grupo, de nuevo, salió reforzado, como en la campaña pasada.

Predominaron defensas y porterías sobre acierto en la primera mitad, cuyos compases iniciales estuvieron marcados por la igualdad, hasta que, a partir del minuto 10, los visitantes decidieron marcharse en el electrónico. Un parcial de 0-4 les permitió remontar del 3-1 local a un 3-5, comandando el luminoso hasta el descanso.

La brecha obligó a Jacobo Cuétara a pedir tiempo, pero a los anfitriones no les quedó otro remedio que aguantar el tipo e intentar que el colíder no se les marchase demasiado en el marcador. Sin embargo, a los amarillos les costó su tiempo ajustar la defensa, tanto que mediado ese primer periodo se pusieron con la desventaja más grande (5-9) tras anotar Suárez y los conquenses firmar de nuevo otro parcial de 0-3 a su favor.

17-11 en la segunda parte

Esta vez sí, Bidasoa no tardó nada en reaccionar y devolvió los mismos guarismos a su rival, con dos dianas de Azkue y una tercera de Zabala. La distancia no se agrandaba más allá de los dos goles, pese a los locales se quedaron en inferioridad por exclusión de Tesoriere. El conjunto guipuzcoano le fue cogiendo el ritmo al partido, hasta el punto de que Crowley consiguió igualar (11-11) con la marcha a vestuarios.

Dos goles casi consecutivos de López Ortega volvieron a poner en ventaja al Cuenca, pero para el minuto 40, Serrano permitió que regresase el equilibrio e incluso tres después, sendos tantos de Seri posibilitaron que Bidasoa se pusiese de nuevo por delante, nada menos que 34 minutos de haberlo hecho durante el inicio de la primera mitad.

Sonaron las alarmas en el cuadro conquense, que pidió tiempo muerto para tratar de reconducir la situación. No solo no lo logró, sino que Bidasoa logró abrir una mayor diferencia (20-17) gracias al acierto ofensivo de los hermanos Salinas, lo que obligó a pedir otro nuevo tiempo muerto a los visitantes.

Parecía que los anfitriones encarrilaban ya el triunfo, pero el Cuenca, que por algo hasta ayer estaba imbatido, reaccionó hasta ponerse a un solo gol de distancia (21-20). Sin embargo, los de Cuétara apretaron el acelerón en ese tramo final e infligieron a su adversario un demoledor parcial de 7-2 que mate- rializó una victoria muy importante y necesaria.