2020/04/18

IÑIGO GARCÉS «CABEZAFUEGO»
MÚSICO

De Atarrabia a Ereván, la capital armenia, a cuarenta kilómetros por hora de media, conduciendo por carreteras secundarias de Eslovenia, Hungría, Georgia… en una vieja furgoneta cargada con micrófonos, latas de fabada de un euro y Pachuco, su inquieto perro, el músico Íñigo Garcés, Cabezafuego, realizó el pasado verano un viaje y una residencia artística.

«Conducir despacio me ha enseñado a conducirme despacio en la vida»
Patxi IRURZUN