2013/11/30

La Diputación renegocia el contrato de Bidelan y se ahorra 17 millones

La Diputación de Gipuzkoa anunció ayer que ha llegado a un acuerdo con Bidelan para la renegociación del contrato que les une, de modo que Bidegi se ahorrará más de 17 millones de euros durante los próximos seis años. Por su parte, Bidelan reconoce haber cobrado 15,6 millones de más entre los años 2009 y 2012 y que ello ha sido lesivo para los guipuzcoanos. Tras el acuerdo, la institución foral retirará la denuncia presentada en los juzgados.

Aimar ETXEBERRIA DONOSTIA
P002_f01

La portavoz de la Diputación Foral de Gipuzkoa, Larraitz Ugarte, y el director de Infraestructuras Viarias, Joseba Altube, comparecieron ayer en rueda de prensa para informar sobre una noticia «muy importante» para el herrialde: el acuerdo alcanzado entre la institución foral y Bidelan, por el cual han renegociado el contrato que les vincula. Según explicó Ugarte, el acuerdo ha sido firmado esta misma semana por ella misma, en representación de la Diputación y de Bidegi, y Guillermo Ibarrondo, por parte de Bidelan.

A raíz de la renegociación del contrato, Bidegi se ahorrará 17.083.000 de euros en los próximos seis años -el contrato entre Bidegi y Bidelan se termina en junio de 2018-, y la sociedad privada deberá mantener el mismo nivel de servicio y los empleos que hoy en día existen en relación al servicio que presta. Ante ello, la portavoz de la Diputación se mostró «muy satisfecha», en cuanto que el acuerdo supone que los guipuzcoanos tengan que pagar mucho menos dinero de lo previsto a la empresa privada.

Según lo acordado, Bidegi pagará a Bidelan 3 millones de euros menos al año. Para ser más precisos, serán 3 millones menos entre 2014 y 2017, y 1,5 millones menos en 2013 y 2018 -ya que el acuerdo entrará en vigor el último semestre de este año y la adjudicación del servicio de mantenimiento y explotación de las carreteras AP-1 y AP-8 termina en junio de 2018-. Por lo tanto, Bidegi abonará 15 millones menos hasta 2018 solo por el mencionado concepto.

Dicha reducción en la cantidad a pagar traerá consigo otro ahorro suplementario de 1,2 millones ya que, tras el sello del nuevo acuerdo, Bidegi no tendrá que hacerse cargo del 7,7% en concepto de beneficio correspondiente a esos 15 millones, que suponen 250.000 euros menos al año.

Por otra parte, Bidegi se hará cargo de la titularidad de los suministros -todo el suministro eléctrico de la AP-8 y AP-1 estaba hasta el momento de la firma del acuerdo a nombre de Bidelan-, con un ahorro automático de 811.000 euros para el período 2014-2018. También ahorrará la sociedad pública al hacerse cargo del servicio de atención al cliente -21.000 euros-, al no tener que pagar la cantidad correspondiente al beneficio.

Pero, el dato más relevante es que, desde que Bildu accedió a la Diputación, el ahorro respecto a la gestión de la AP-1 y la AP-8 ha sido de 20 millones de euros, cifra que responde principalmente a dos hechos. Por una parte, en 2012, Bidegi decidió bajar la factura de Bidelan en 1,2 millones y, por otra, rechazó en 2011 pagar el beneficio que correspondía a Arabat -empresa pública alavesa que se encarga de las tareas de mantenimiento en la autopista AP-1-, pago del que hasta esa fecha se hacía cargo Bidegi. Hablamos de unos 270.000 euros al año. Por ello, y ya que dicha cantidad se dejó de abonar en 2011, la sociedad pública se ahorrará más de 1,7 millones hasta 2018.

Lesivo para los guipuzcoanos

Para entender la necesidad que la Diputación tenía de renegociar el contrato de Bidelan, hay que retroceder hasta el 2010, cuando, con el PNV gobernando en Gipuzkoa, también se renegoció el contrato de la empresa privaba. Hasta esa fecha, Bidegi realizaba sus pagos a Bidelan conforme al tráfico, es decir, al número de vehículos que transitasen por la AP-1 y la AP-8. Sin embargo, y argumentando que la tendencia del tráfico no se ajusta a las previsiones, Bidelan solicita una revisión de su contrato, petición a la que accede el PNV, de manera que, además de los costes fijos, Bidelan obtiene un beneficio del 7,7%.

«Desde el principio planteamos que el cambio contractual entre Bidegi y Bidelan no fue bueno para la ciudadanía guipuzcoana, ya que entre 2009 y 2012 supuso un aumento de 15,6 millones a favor de Bidelan en comparación con lo estipulado en el contrato inicial», señaló Ugarte, quien añadió que esta ha sido la razón principal por la que presentaron una denuncia de lesividad en los juzgados. Estos admitieron a trámite el recurso de la Diputación, como ya adelantó GARA en su edición del domingo pasado.

Bidelan admite en el acuerdo suscrito que ha recibido 15,6 millones de más -casi cuatro millones por año- entre 2009 y 2012, y que ello ha resultado lesivo para las arcas públicas de Gipuzkoa. «Algunos han tratado de restar veracidad a nuestra denuncia, pero este acuerdo no hace otra cosa que ratificar el fundamento y la base de la misma», destacó Ugarte. A su vez, bromeó con que esta semana no tendrán que estar a expensas de la decisión de los juzgados, ya que la Diputación anunció que retirará la denuncia presentada por esta cuestión.

Diversos intereses

El acuerdo alcanzado es, según la portavoz de la Diputación, claro reflejo de la filosofía de la propia institución foral y de la formación política que la sostiene. «Nada más llegar a la Diputación, nos dimos cuenta de que la relación entre Bidegi y Bidelan no era en absoluto positiva para la ciudadanía, por lo que empezamos a trabajar intensamente en la defensa de los intereses de todos los guipuzcoanos, y ese trabajo ha dado sus frutos», destacó Ugarte.

Recordó que «otros», en clara alusión al PNV, quien renegoció el contrato de Bidelan en 2010, jamás han puesto la más mínima pega para pagar una cantidad tan significativa de millones como la ahorrada ahora. «De hecho, siempre han defendido, con gran intensidad, la necesidad de realizar dicho pago», agregó. «Nosotros, en cambio, hemos demostrado que lo ocurrido en Bidegi durante los últimos años ha sido un abuso, un abuso que debía ser arreglado», afirmó. Ante ello, destacó que «ese es y será nuestro estilo».

Acusan a Errazkin de «regalar» dinero a la UTE de Zubieta

Desde que GHK y la UTE encargada de construir la incineradora de Zubieta hicieran público el pasado día 13 el acuerdo alcanzado entre ambas partes por el que quedaba rescindido el contrato de la planta, han sido varias las cifras que los grupos políticos han manejado a la hora de hablar de la indemnización de las empresas, inflando la cifra real de manera considerable. Y eso, a pesar de que Ainhoa Intxaurrandieta, presidenta de GHK; y Carmelo Aguas, gerente de la UTE Gipuzkoa CGR, informaran entonces que el montante ascendía a 8.190.000 euros.

A petición del PNV, el diputado de Medio Ambiente, Iñaki Errazkin, compareció ayer en las Juntas para informar sobre dicho acuerdo. El titular del departamento corroboró que, efectivamente, las empresas recibirán 8.190.000 euros, además de un gasto pendiente de pagar y cuyo valor es de 2.810.000 de euros.

Esta cantidad está sujeta a una decisión que tomó el anterior diputado de Medio Ambiente, Carlos Ormazabal (PNV), días antes de que se hiciera efectivo el relevo en la institución foral. Aunque la formación jeltzale criticó duramente el pago de una indemnización, sobre este extremo mencionado por Errazkin no realizaron ninguna valoración. Ni siquiera lo citaron.

El acuerdo entre GHK y la UTE fue ensalzado por el diputado de Medio Ambiente, valorando de manera positiva que no haya sido necesario llegar a los tribunales. Esta posición no fue compartida por Xabier Ezeizabarrena (PNV), quien acusó a Bildu de que su «único objetivo» haya sido alcanzar un acuerdo con las empresas, «dejando de lado el interés de los guipuzcoanos».

El juntero del PNV fue más allá, y echó en cara a Errazkin que el día en que se hizo público el acuerdo «estrechara la mano a un empresario» y que sonriera ante las cámaras.

Tanto PSE como PP se sumaron a la postura de los jeltzales, quienes consideraron «sangrante» la cifra de los ocho millones. Acusaron a Errazkin de no haber logrado un acuerdo, sino de haber «regalado el dinero a los empresarios por no hacer nada».

Todos los grupos preguntaron una y otra vez por el plan de la Diputación para la gestión de los residuos, a lo que la presidenta Lohitzune Txarola respondió que la comisión no se había convocado para discutir esa cuestión. Fue tal la insistencia, sobre todo la de Ezeizabarrena, que Txarola le retiró el turno de palabra después de tres avisos. Oihane LARRETXEA

20 millones. de euros. Es la cifra total que el Gobierno foral de Bildu ha ahorrado en materia de gestión de carreteras desde que en 2011 tomara las riendas del gobierno de la Diputación de Gipuzkoa.