2014/11/13

Jon Agirre
AMPO-ko presidentea

Jon Agirre (Lazkao, 1971) fue uno de los participantes en la jornada organizada por B+I Strategy. Es presidente del consejo rector de la cooperativa AMPO de Idiazabal, conocida por ser el patrocinador del equipo de rugby de Ordizia, pero también por ser una de las empresas que, en plena crisis, mejores resultados está obteniendo no solo en Goierri, sino en toda Euskal Herria. Por ello, su intervención era una de las más esperadas, y no defraudó, gracias en buena medida a las anécdotas que expuso como ejemplo de la gestión diaria en su empresa.

«Aquí todos sabemos el partido en qué minuto va y cuál es el resultado»
Joseba SALBADOR
P006_f03

Preséntenos las principales magnitudes de la cooperativa AMPO.

Es una cooperativa creada en el año 1964 y que, tras haber sido miembro del grupo Mondragon, pertenece actualmente a Ner Group. Nos dedicamos al diseño y fabricación de válvulas de alto valor tecnológico para el sector energético como puede ser el petróleo, el gas o la minería, y facturamos alrededor de 180 millones de euros. Exportamos el 95% de nuestra producción a los mercados de los cinco continentes. En este momento somos 470 trabajadores en las dos plantas de Idiazabal y casi 200 en la planta que tenemos en India.

La compañía que dirige es puesta como ejemplo de éxito en diferentes foros. ¿En qué medida ha contribuido a ello el actual equipo directivo? Antes de llegar usted a la dirección, ¿se trabajaba ya con el actual modelo de participación?

No, cuando yo entré aquí, en el año 2000, se trabajaba de otra forma, pero llegó la globalización, lo que nos obligó a adaptarnos para poder hacer frente a los grandes competidores, como era China en su momento. Por ello, el peso de la fundición se redujo hasta ponerse a la par de la fabricación de válvulas. También se cambió la relación entre trabajadores y directivos, que no era muy equilibrada, y comenzamos a participar todos en las decisiones estratégicas. En aquel momento ya conocíamos a Koldo Saratxaga, que estaba en Irizar, y fue uno de nuestros referentes.

El modelo de empresa participada de AMPO, ¿es resultado de la tradición vasca que se ha mencionado en este foro o se han incorporado también modelos de otros países?

No. Es cierto que de otros países siempre se aprende algo, como puede ser el tema de la integración de los proveedores, pero el camino que estamos siguiendo es el nuestro, el de aquí. Más que cooperativismo, yo lo denominaría cooperación.

En pocas palabras, ¿cómo explicaría la forma en la que los trabajadores participan en la gestión de la empresa?

Se trata de decidir una estrategia y que esa decisión sea consensuada. No digo que si somos 500 personas, tengamos que decidir los 500, ni tampoco entre cinco directivos, pero sí entre 50 o 60, por ejemplo, y como representantes de esos 500. Y si decidimos que este año vamos a ponernos un objetivo de facturar 180 millones de euros, que sea una decisión adoptada entre todos, de tal forma que si no llegamos, sea para todos un fracaso, y si lo alcanzamos, sea un éxito también para todos. Como suelo decir, aquí todos sabemos el partido en qué minuto va y cuál es el resultado. De esta forma, si estamos en el minuto 85 y vamos ganando 4-0, quizás no sea necesario andar aprisa. En muchas empresas no saben ni cómo va el tiempo ni cuál es el resultado. Pero si transmites esa información, las personas actúan dentro de una racionalidad lógica. No es que en AMPO seamos más inteligentes que otros, pero si sabemos que vamos ganando y faltan cinco minutos para terminar el partido, podemos jugar más tranquilos. Lo mismo que si vamos perdiendo y faltan dos minutos, tenemos que darlo todo.J.SALBADOR