Aitor Agirrezabal
Altsasu

Unamuno: «Una sentencia favorable del TEDH sería un nuevo golpe a la justicia española»

Los jóvenes de Altsasu se muestran esperanzados pero cautelosos ante la llegada del caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. Reflexionan sobre las distintas opciones y tienen muy presente la decisión del Supremo de repetir el juicio del ‘caso Bateragune’.

Adur Ramirez de Alda y Jokin Unamuno, en Altsasu. (NAIZ)
Adur Ramirez de Alda y Jokin Unamuno, en Altsasu. (NAIZ)

Los ocho encausados de Altsasu por la trifulca con dos guardias civiles y sus parejas llegan a Estrasburgo tras un recorrido judicial de más de cuatro años. Un camino en el que han chocado contra todo tipo de muros. Ahora, sin embargo, y a pesar de ser conscientes de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos podría incluso no admitir a trámite los recursos, han recobrado las esperanzas. Y es que, desde que la Audiencia Nacional se adjudicase el caso en otoño de 2016 «Estrasburgo nos dará la razón» ha sonado como un mantra.

A pesar de ello, lo sucedido recientemente con el ‘caso Bateragune’, cuya repetición ha ordenado el Tribunal Supremo, está muy presente en los ocho encausados. «¿Nuestra perspectiva? Que si nos dan la razón, no nos vuelvan a juzgar», señala Jon Ander Cob.

Jokin Unamuno, por su parte, se muestra cauteloso ante la confianza en una sentencia favorable: «Me hace gracia. Desde el principio hablamos de que Europa nos va a dar la razón. Pero no podemos olvidar que de Estrasburgo también han llegado muchas sentencias contrarias a lo que nosotros entendemos como derechos humanos», señala, en referencia a la acumulación de penas de los presos políticos vascos en el Estado francés. Además, tampoco olvida lo sucedido con el caso que afecta a Arnaldo Otegi, Rafa Díez, Sonia Jacinto, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodríguez. «Si se repite y consideran que no hemos tenido derecho a un juez imparcial, quitan a Espejel y ponen a otros jueces pero calcan la sentencia...».

Adur Ramirez de Alda, a su vez, valora otra opción. «Imagina que Estrasburgo dice que debíamos haber sido juzgados en Iruñea y se repite el juicio pero en Iruñea. Que te juzguen nunca es un gran gol, pero nos daría la razón en algo que reivindicábamos desde el principio», apunta.

«Una sentencia a nuestro favor ya sería una victoria», añade Unamuno. «A efectos prácticos, no tendrá repercusión en nuestra condena, pero sería un respaldo a nuestros argumentos, un nuevo golpe de Europa a la justicia española». Esta victoria, para Ramirez de Alda, «sería sobre todo política y mediática. Pondría en evidencia que la justicia del Estado no es tal y que se utiliza como arma política».

Iñaki Abad, al mismo tiempo, define «casi como una inercia» el paso de acudir a Europa. «Antes del juicio en la Audiencia Nacional ya se repetía la frase ‘Estrasburgo nos dará la razón’. Pues habrá que ir».

Estas reflexiones, de forma más amplia, verán la luz en la octava edición del libro ‘Altsasu. El caso Alsasua’, que estará disponible en las próximas semanas.