Maite Ubiria

París anuncia una carrera para vacunar a 30 millones de personas antes de verano

«Que nadie me hable de confinamiento cuando hay vacunas en los frigoríficos». Las palabras airadas de Emmanuel Macron en el consejo de defensa han marcado la posterior comparecencia de Jean Castex, que ha anunciado la vacunación desde mediados de mes en farmacias.

Jan Castex, en primer plano, y Olivier Vrán, al fondo, durante la comparecencia de este 4 de marzo. (Alain JOCARD/AFP)
Jean Castex, en primer plano, y Olivier Véran, al fondo, durante la comparecencia de este 4 de marzo. (Alain JOCARD/AFP)

Desde hace unos quince días, se ha acelerado la epidemia en el Estado francés, debido a la progresión de las variantes, que suponen ya un 60% de los casos positivos. Un contexto difícil al que el Gobierno francés aspira a responder con una movilización general por la vacunación, para pasar de los 3,1 millones de vacunados a 1 de marzo a 30 millones antes de verano.

Pese a que la situación es grave, el virus se expande más lentamente de lo esperado (subida de 1,4%), algo de lo que se ha congratulado esta tarde el primer ministro, Jean Castex.

Bajan los contagios, con un 17% menos de incidencia en las dos últimas semanas entre las personas de más de 80 años, otra buena noticia que habla de la eficacia de la vacuna, según ha remarcado el primer ministro.

Pese a todo, la presión hospitalaria «no cede, y pesa enormemente sobre nuestro personal sanitario», ha asegurado el primer ministro.

Confinamiento en Pas-de-Calais

Castex ha reconocido que la situaciones son muy dispares por territorios y ha hecho hincapié en las decisiones ad hoc que, en complemento de las reglas que rigen en el conjunto del Estado francés, se han adoptado en localidades como Dunkerque y Niza.

20 departamentos quedaron además bajo observación especial y, de acuerdo a las autoridades sanitarias, tres más –Hauts-Alpes, Aude y Aisne– se suman desde este jueves a esa lista de territorios en los que las variantes del covid circulan con fuerza.

Con todo, en solo uno de ellos, Pas-de-Calais, se aplicará la medida más drástica: el confinamiento de fin de semana que, sin embargo, no regirá en París, a pesar de la conocida opinión favorable a un confinamiento más estricto de su alcaldesa, Anne Hidalgo.

En el resto de esos departamentos en rojo las «nuevas» medidas se limitan a restringir la actividad en grandes superficies comerciales, a generalizar el uso de la mascarilla o a recomendar que no se realicen desplazamientos hacia otros territorios.

Nada de aligerar en departamentos «en verde»

Jean Castex ha hecho apenas una mención rápida a los territorios que, por el contrario, presentan una buena evolución sanitaria.

Nada de aligerar protocolos, tampoco en el departamento del que forma parte Ipar Euskal Herria, el que registra a día de hoy la incidencia más baja del conjunto el Estado francés.

Por el contrario, se ha referido a un próximo aligeramiento de las medidas en residencias de ancianos, a la vista de la amonestación recibida del Consejo de Estado, que ha calificado de desproporcionada la prohibición general de salidas que se aplica a los residentes.

Con todo, ha puesto como condición un mayor avance de la vacunación entre residentes, pero sobretodo del personal sociosanitario, al que ha animado a vacunarse lo más rápidamente posible.

De hecho, el ministro de Sanidad, Olivier Véran, que ha participado en la comparecencia, ha anunciado el envío de una carta dirigida a los trabajadores sociosanitarios para remarcar «la importancia de que se hagan vacunar».

A preguntas de los periodistas, ha llegado a sugerir que lo que es un derecho «porque son personal prioritario y queremos que estén protegidos» se puede convertir en una exigencia, dando a entender una normativa para hacer obligatoria la vacunación de esas personas.

Vacunación en farmacias

«Estamos ante una carrera contra el reloj», ha expresado gráficamente Castex, que ha expuesto las fechas claves para una aceleración de la vacunación. Ha fijado como objetivo que 30 millones de personas sean vacunadas antes del verano, lo que equivale a 2/3 de la población mayor de 18 años de edad.

Por ello, ha anunciado una movilización general, con vacunaciones incluso en fin de semana, en base a franjas de edad y grados de vulnerabilidad, y ha dado una fecha, el 15 de abril, para llegar a la vacunación de las personas de 50-65 años sin dolencias previas.

Para lograr ese paso a la quinta velocidad, el Gobierno galo asume la estrategia ambulatoria recomendada por la Alta Autoridad Sanitaria (HAS) y anuncia la llegada de dosis a las consultas de médicos de familia.

Además un decreto que será publicado mañana autorizará a hacer la vacunación en farmacias a partir de mediados de este mes.

«Que nadie me hable de confinamiento cuando hay vacunas en los frigoríficos». La frase pronunciada, en tono airado, por el presidente galo, Emmanuel Macron, en la reunión del consejo de defensa, se ha dejado sentir en el mensaje expeditivo lanzado, al unísono, por Castex y Véran esta tarde.

Ambos responsables gubernamentales han dado el pistoletazo de salida a una «movilización general» en hospitales, centros de vacunación, consultas de médicos y, en unos días en farmacias, para vacunar «a muchos más, definitivamente más rápido».