Imanol Carrillo

Abelardo deja de ser entrenador del Deportivo Alavés y en su lugar llega Javi Calleja

El club babazorro ha comunicado este lunes que Deportivo Alavés y Abelardo «separan sus caminos». La entidad gasteiztarra y el entrenador asturiano finalizan la vinculación que les unía desde el pasado mes de enero y en su lugar aterriza en Gasteiz Javi Calleja.

Abelardo sigue serio el encuentro ante la Real. (Gorka RUBIO/FOKU)
Abelardo sigue con gesto serio el encuentro ante la Real. (Gorka RUBIO/FOKU)

Después del varapalo sufrido el domingo en la derrota ante el Celta (1-3), Abelardo Fernández ya adelantó en rueda de prensa que se planteaba dimitir. El técnico asturiano señaló que tenía «una charla pendiente con Sergio Fernández», el director deportivo del Alavés.

Pues exactamente 24 horas después, el club babazorro ha comunicado que Abelardo no seguirá dirigiendo a la primera plantilla alavesista en lo que resta de temporada.

En una escueta nota, el club babazorro señala que «el Deportivo Alavés y Abelardo separan sus caminos. Desde este lunes, la entidad gasteiztarra y el entrenador asturiano finalizan la vinculación que les unía desde el pasado mes de enero».

El club añade que «desde el Deportivo Alavés agradecemos el compromiso y profesionalidad de Abelardo durante su estancia en el club y le deseamos la mejor de las suertes en el futuro». Ya por la noche, el club ha comunicado su sutituto: Javi Calleja llega hasta final de temporada.

Javi Calleja, una vida ligada al Villarreal

El madrileño ha pasado gran parte de su carrera en el Villarreal, comenzado en cadetes y poco a poco ascendiendo hasta llegar al primer equipo en 2017. Desde ese año, Javi Calleja ha vivido dos etapas diferentes en el Villarreal, con un total de 131 partidos. La primera de ellas duró hasta diciembre de 2018. En ella, el técnico madrileño clasificó al submarino amarillo para la Europa League.

Pero mes y medio después, Calleja volvió a hacerse cargo del Villarreal. A pesar de lograr otra clasificación europea, el conjunto del submarino amarillo prescindió de sus servicios el pasado verano. A Gasteiz, Calleja llega acompañado de Quique Álvarez (segundo entrenador), José Romero (preparador físico) y Luismi Loro (analista).

Abelardo, segundas partes nunca fueron buenas

Abelardo aterrizó en Gasteiz el pasado 12 de enero, en sustitución del destituido Pablo Machín. Era la segunda etapa del técnico asturiano en Mendizorrotza, después de que ya dirigiera al cuadro albiazul desde diciembre de 2017 hasta mayo de 2019, fecha en la que consiguió el objetivo de la permanencia y dejó una huella imborrable.

Sin embargo, en esta segunda etapa, los números no le han acompañado. El asturiano solo ha conseguido 4 puntos de 33 posibles desde su llegada.

La rueda de prensa postderrota ante el Celta dejó a las claras la débil situación por la que atraviesa el Alavés. «Me siento responsable desde que he llegado, no he hecho esta plantilla, pero creo que la salvación es muy posible, aunque mis números ahí están y es una realidad», fueron algunas de las palabras del “Pitu” en su comparecencia del domingo.

Lo cierto es que tampoco ha ayudado en exceso el runrún generado fuera de la plantilla, lo que provocó que el club saliera al paso para negar problemas internos y anunciar medidas jurídicas contra aquellos que difundieran «bulos» mediante las redes sociales.

Estas palabras chocaban directamente con el «recado» que dejó en alguna ocasión Abelardo a Lucas Pérez, uno de sus puntales ofensivos, y que el pasado domingo volvió a reiterar tras volver a dejarlo fuera de la convocatoria por segundo partido consecutivo: «Muy listo no me considero, pero tonto tampoco y si tomo esta decisión con un jugador de su calidad es muy meditada. Me ha faltado el respeto a mí y a sus compañeros».

Carta de despedida de Abelardo

Más tarde, Abelardo ha remitido una carta de despedida en la que subraya que es «una persona y un profesional honesto«, y por eso, reconoce que «lo mejor es dejar paso a otro en el banquillo del Alavés. Lo hago con todo el dolor de mi corazón, pero es la única opción».

«Yo me he vaciado, lo he dado todo y las cosas no han salido como esperaba. No estoy satisfecho con lo que hemos conseguido pero siempre estaré orgulloso de no haber ahorrado ni una sola gota de sudor en el camino», ha añadido el asturiano en una carta que se puede leer a continuación en su totalidad.