NAIZ

Navarra Suma de Burlata también intenta vetar una actuación de Pirritx, Porrotx eta Marimotots

Siguiendo la línea de lo sucedido en Iruñea, Navarra Suma de Burlata ha intentado vetar una actuación de Pirritx, Porrotx eta Marimotots que el Patronato de Cultura ha decidido incluir en su programación. La alcaldesa, Ana Góngora, ha sido la única representante que ha votado en contra.

Maritotots, Pirritx eta Porrotx, gaurko agerraldian. (Idoia ZABALETA | FOKU)
Marimotots, Pirritx eta Porrotx, en una comparecencia ofrecida contra la censura de Maya. (Idoia ZABALETA | FOKU)

Después de la polémica que suscitó en Iruñea la suspensión de una actuación de los famosos payasos, ahora es Navarra Suma de Burlata la que ha intentado vetar que Pirritx, Porrotx eta Marimotots actúen en la localidad.

La alcaldesa de derechas, Ana Góngora, ha votado en contra de la decisión del Patronato de Cultura y Fiestas de incluir dentro de la programación la citada actuación, siendo la única representante en ese organismo que lo ha hecho.

A través de una nota, Navarra Suma ha justificado su rechazo señalando que «no podemos respaldar la contratación de unos payasos cuya trayectoria está marcada por su connivencia con la causa proetarra y que entre sus integrantes, hay personas que no condenan el terrorismo».

Aunque la alcaldesa fue la única representante en el Patronato que votó en contra de la actuación, la formación de derechas se queja de que «la vuelven a imponer en la programación contra el criterio del equipo de gobierno» y añade  que «la propuesta de contratación procede del propio grupo de payasos Pirritx, Porrotx eta Marimotots».

Navarra Suma asegura en su nota que está a favor de que se realicen actividades infantiles en euskara e incluso que «nuestra intención es ampliar la oferta de actividades» en esa lengua, pero «no podemos respaldar la contratación con fondos públicos de unos payasos cuya trayectoria está marcada por su connivencia con la causa proetarra y la utilización política de los más indefensos de la sociedad, como son los niños y las niñas».

Tras la senda censora de Maya

La actitud de Navarra Suma de Burlata sigue la senda ya trazada por el alcalde de Iruñea, Enrique Maya, quien suspendió la actuación que iban a ofrecer los payasos el 29 de noviembre de 2019 en Baluarte tras firmar un contrato con el equipo de Gobierno del Cambio encabezado por Joseba Asiron.

En su momento, la formación de derechas adujo irregularidades en el citado contrato para justificar la suspensión de la actuación, a pesar de que el Defensor del Pueblo, el Consejo de Nafarroa y el Tribunal de Contratos respaldaron su validez.

Sin embargo, Maya siguió en su actitud censora y suspendió de forma unilateral la actuación, lo que hizo que finalmente fueran Pirritx, Porrotx eta Marimotots los que la ofrecieran por su cuenta en diciembre de ese año en un Anaita a rebosar.

El caso fue llevado por EH Bildu de Iruñea al Tribunal Administrativo de Nafarroa, que, el pasado febrero, declaró ilegal la suspensión del contrato decretada por Enrique Maya.

En su sentencia, el TAN respaldó la legalidad del contrato firmado por la entonces concejal de Cultura, Maider Beloki, y decretó la ilegalidad de la suspensión en base a dos requisitos. Por un lado, porque no se dio audiencia al contratista, lo que «generó indefensión», y por otro, rechazó los tres argumentos utilizados por Navarra Suma para justificar la suspensión y que consistían en «la inexistencia de un informe que avalara la contratación, la ausencia de encardinación del acto en una programación infantil y la suposición de Navarra Suma de que se trataba de un contrato por ‘motivos ideológicos’».