10/11/2019

Aplicaciones para ir al supermercado
XANDRA ROMERO
085_salud

Hoy en día sabemos que los ultraprocesados no son saludables. Sin embargo, hay multitud de productos alimenticios engañosos que la publicidad nos los presenta como “sanos”, cuando la realidad es muy diferente. Por eso la solución pasa por dotar a la población de herramientas para que pueda defenderse y realizar una compra más consciente. Así se han creado numerosas aplicaciones (apps) móviles para ayudar a los consumidores a realizar buenas elecciones alimentarias.

La mayoría funcionan aportando información tras escanear el código de barras del alimento o producto en cuestión con la cámara del móvil. Las más famosas hasta la fecha son CoCo, Yuka y MyRealfood y, aunque las tres están basadas en la misma idea, lo cierto es que difieren en varios aspectos que vamos a analizar ahora.

En la app CoCo, tras escanear el código de barras del alimento, la información aparecerá en dos formas de calificaciones: la primera es una clasificación por su grado de procesamiento que denomina NOVA. NOVA 1 corresponde a aquellos alimentos sin procesar o mínimamente procesados. NOVA 2 se aplica a ingredientes culinarios (alimentos del grupo 1) que han sido procesados mínimamente (triturado, prensado o molido) y se utilizan principalmente para sazonar. NOVA 3 se refiere a alimentos procesados; son normalmente productos NOVA 1 que se han combinado con productos NOVA 2 (sal, azúcar, aceite…). Y por último, NOVA 4 corresponde a productos ultraprocesados. La segunda clasificación se realiza por colores y letras de “A” a “E” y es más conocida como Nutriscore que realiza una clasificación por su perfil nutricional. En ella hay elementos en el producto que se ponderan de forma negativa (las calorías y los contenidos en grasa saturada, azúcar y sodio) y otros de forma positiva (la fibra y la cantidad de proteínas, por ejemplo).

La siguiente app, Yuka, también es gratuita y ofrece la información utilizando un código de colores muy sencillo que indica los efectos que cada producto tiene sobre la salud: excelente, bueno, mediocre o malo. Además, acompaña ese código con una puntuación de 0 a 100 y muestra una ficha detallada con los componentes positivos y negativos del producto. La evaluación de los alimentos se realiza en función de tres criterios: su calidad nutricional –también según el algoritmo Nutriscore (60% de la puntuación)–, la presencia de aditivos (30%) y el carácter ecológico del producto (10%).

Y por último, MyRealfood que se basa en el Real Fooding, movimiento viralizado en el Estado español durante los últimos años, gracias a Carlos Ríos, conocido nutricionista que aboga por la “comida real”, que es aquella compuesta de alimentos frescos y materias primas cuyo procesamiento ha sido mínimo. Su app también da información gratuita categorizada según el alimento sea comida real, buen procesado, o un ultra-procesado. Además, propone alternativas más saludables a dicho producto.

Pero MyRealFood no es solo un escáner de alimentos, pues cuenta con una pestaña de comunidad donde los usuarios comparten recetas, hablan sobre comida, estilo de vida etc. y ya supera las 20.000 personas.

¿Dónde fallan cada una de ellas? Tanto CoCo como Yuka se basan en el sistema Nutriscore, que no es muy objetivo que digamos, pues hay productos que según esta categorización sacan buena nota (B) o color verde, como la Coca Cola Zero o los zumos, y otros alimentos que sí son saludables, como el aceite de oliva, sacan mala nota (D) por su elevado contenido en calorías. Yuka falla en lo referente a los aditivos pues son seguros, no son perjudiciales, y el hecho de que los califique como algo malo crea una sensación de quimiofobia que no es real. Lo mismo le ocurre con la puntuación beneficiosa de lo “eco”, ya que un producto eco no es necesariamente un producto saludable y eso puede conducir a error.

Y por último, MyRealfood tiene un apartado donde poder controlar no solo las comidas de cada día, también el peso. Esto es inapropiado pues puede convertirse en un hábito obsesivo.