2016/10/20

París incluye en el fichero FIJAIT a decenas de presos y expresos vascos

El fichero creado a raíz de los atentados yihadistas de 2015 entró en vigor el pasado 1 de julio. En él han inscrito a militantes vascos condenados por actos tipificados como «terroristas», incluso a algunos que terminaron su pena hace años y que ahora tendrán que cumplir una serie de obligaciones que suponen un «verdadero control». Varios afectados han calificado los hechos de «provocación» y LDH y CDDPHB han denunciado la «amalgama infundada».

Arantxa MANTEROLA|BAIONA
1020_eh_baiona

Ramón Arano y Eñaut Aramendi, dos de los expresos a quienes se les ha notificado recientemente su inclusión en el Fichero Judicial Nacional Automatizado de Autores de Infracciones Terroristas (FIJAIT), no podían ocultar ayer su enojo en la comparecencia convocada por la Liga de Derechos Humanos (LDH) y el Comité de Defensa de los Derechos Humanos del País Vasco (CDDHPB). «Esto es estar realmente bajo control judicial y nos va a condicionar la vida», manifestó Aramendi mientras que Arano lo calificaba de «provocación y venganza».

Y es que, aunque están en libertad después de cumplir sus respectivas condenas, ahora estarán sujetos a estrictas condiciones bajo amenaza de ser nuevamente condenados a hasta dos años de cárcel y 30.000 euros de multa si las incumplen.

La letrada Clara Rouget-Aranibar detalló lo que acarrea el hecho de estar en el FIJAIT. De entrada, se incluye a los inscritos en el fichero de personas en busca y captura, lo que supone que en un control pueden ser retenidas hasta que se verifique su situación.

Durante 20 años

La inscripción en el citado registro tiene una duración de 20 años, de los cuáles durante los primeros 10 años están sujetas a una serie de obligaciones, como la de justificar su domicilio cada tres meses, dar a conocer el nuevo en caso de cambiarlo en un plazo de 15 días, y avisar de sus desplazamientos al extranjero como mínimo con 15 días de antelación. Los plazos empiezan a contar a partir del día en que se dictó condena para los expresos y para quienes están cumpliéndola comenzarán a correr a partir de su liberación. Además, tienen carácter retroactivo, por lo que una persona que fue condenada hace 20 años y que sigue residiendo en territorio francés puede también ser inscrita en el FIJAIT. Por ahora, 37 presos que están cumpliendo condena en el Estado francés y 7 expresos han sido registrados. Cuatro de estos últimos han presentado recursos ante la negativa de darles de baja del fichero creado a raíz de los atentados yihadistas.

Tanto LDH como CDDPHB y varios expresos presentes en la comparecencia reiteraron el carácter «liberticida» de la ley, y reprobaron la «amalgama infundada de los militantes vascos con los agentes denominados terroristas». Creen, además, que se está «instrumentalizando» el pasado de algunos de ellos para «poner nuevas trabas al proceso de paz», y anunciaron iniciativas para que sean retirados del FIJAIT.

 

Tres vecinos de Tafalla, imputados por un brindis

Tres vecinos de Tafalla declararán como investigados el próximo lunes por su participación en el tradicional brindis en recuerdo de los presos vascos que tiene lugar al comienzo de las fiestas de esta localidad navarra, el 14 de agosto.

Los tres declararán en los Juzgados de Tafalla por videoconferencia por una causa abierta por la Audiencia Nacional española por un supuesto delito de «enaltecimiento del terrorismo».

Con el objetivo de mostrar su solidaridad con estos vecinos, se ha convocado en Tafalla una concentración para el próximo día 28. El objetivo de esta movilización es denunciar un nuevo intento de criminalización de la solidaridad y el recuerdo hacia los presos vascos por parte de la Audiencia Nacional.

Este tipo de actuación no es nueva. En 2015, la Guardia Civil remitió a la Audiencia Nacional denuncias por actos a favor de presos en Tafalla, Barañain, Lizarra, Bakaiku, Irunberri, Lakuntza y Burlata, entre otros. Martxelo DÍAZ

 

Los presos vascos recibirán postales desde Argentina

Todo los presos y presas vascas recibirán en sus celdas postales solidarias remitidas desde Buenos Aires, la capital argentina. Se trata de una inIciativa del grupo A Casa/Etxera, que se define como «un colectivo con profundo respeto por la diversidad, que hunde su raíces en la defensa de los derechos humanos y por los de los presos en particular y que decidió trabajar con los presos vascos y sus familias por las duras condiciones de detención que soportan». «Constituyen un ejemplo paradigmático como víctimas de la violación permanente de derechos humanos por parte de los estados español y francés. Por eso invitamos a abrir los muros de las prisiones con la solidaridad», destaca A Casa/Etxera en un llamamiento a participar en la iniciativa.

La cita para escribir las postales es en Euskaltzaleak, en la calle Bernardo de Irigoyen 826 de Buenos Aires el sábado a las 19.00. «Nos convocan 363 presos dispersados en 70 cárceles a cientos de kilómetros de sus casas, algunos de ellos gravemente enfermos», señalan. GARA