Martxelo Diaz

GHK deberá pedir otra autorización cuando arregle el transformador averiado

GHK deberá pedir una nueva autorización cuando se arregle el transformador que se estropeó, según consta en un informe jurídico elaborado a instancia del presidente del Consorcio.

José Ignacio Asensio y Markel Olano, durante la visita a la incineradora del pasado viernes. (Gorka RUBIO/FOKU)
José Ignacio Asensio y Markel Olano, durante la visita a la incineradora del pasado viernes. (Gorka RUBIO/FOKU)

Cuando se arregle el transformador principal de la incineradora de Zubieta, GHK deberá pedir una nueva autorización, según señala un informe jurídico elaborado a instancias del presidente del Conrsorcio, José Ignacio Asensio. Así lo señala la nota de prensa difundida con motivo de la Asamblea que GHK ha celebrado hoy.

Según señala el informe, se ratifica que las instalaciones de valorización «pueden ponerse en marcha, como de hecho se ha hecho, aun pendiente de solucionar la avería de la instalación principal y sin ningún requerimiento adicional».

Sin embargo, añade que cuando se arregle el transformador principal «se deberá volver a solicitar una nueva puesta en operación provisional y definitiva por el concesionario a la vista de la instalación de dicho transformador principal».

El transformador principal de la incineradora de Zubieta se estropeó en junio, cuando se conectó a la red, y fue enviado a Alemania para ser resparado, volviendo a Gipuzkoa la semana pasada, aunque todavía no se ha instalado.

Para sustituir al transformador principal averiado, la incineradora ha estado funcionando con tres transformadores provisionales de una potencia notablemente, lo que, a juicio de GuraSOS impide que se pueda verter la electricidad generada con la combustión de los residuos a la red de distribución, por lo que la incineradora dejaría de ser una planta de valorización.

En la puesta en marcha de las instalaciones realizada oficialmente el viernes, los responsables de GHK negaron que la utilización de transformadores provisionales suponga la imposibilidad de verter la energía generada a la red de distribución y destacaron que, de hecho, es un proceso que se está llevando a cabo.

Sí que reconocieron que con los transformadores provisionales se genera una potencia de 3,5 megawatios, una cifra notablemente inferior de la que se obtendría con el transformador principal, que se situaría en torno a los 25 megawatios.

51,5 milllones de presupuesto para 2021

Junto a ello, en la Asamblea de GHK se ha aprobado el presupuesto del Consorcio para 2021, que asciende a 51,5 millones de euros. Asimismo, se ha establecido una bonificación de entre el 15% y el 35% para incentivar la recogida selectiva de biorresiduo.

Además, se han aprobado un incremento del 2% de la tarifa, respecto al ejercicio de 2020, para la prestación de servicios de gestión de residuos en alta a las mancomunidades «con el objetivo de equilibrar la cuenta de resultados».

EH Bildu denuncia la falta de transparencia

En la asamblea de GHK, EH Bildu ha denunciado la falta de transparencia del Consorcio «porque con los pocos datos facilitados no se entienden varias decisiones adoptadas hoy». En este sentido, se pregunta por qué se ha prorrogado el convenio para enviar residuos a Bizkaia si el viernes se inauguró la incineradora.

«¿No éramos autónomos? ¿La incineradora de Gipuzkoa no tiene capacidad para quemar los residuos de Gipuzkoa? ¿Por qué se ha renovado para un año más ese convenio que tenía que haber caducado el 31 de diciembre de 2019?», han preguntado los representantes de EH Bildu.

Junto a ello, han denunciado que se ha aprobado un pago de 23 millones de euros a la empresa concesionaria de la incineradora por apenas veinte días de actividad en 2020. «No se puede permitir que se pague todo el año por veinte días de actividad. Y aquí también tenemos que denunciar la falta de transparencia, porque no sabemos qué se ha firmado con la empresa, para tener que hacer un pago de esa envergadura», han añadido.