Oihane LARRETXEA|DONOSTIA|20/10/2019
Una respuesta excepcional frente a una situación de excepción

Unas 42.000 personas, según la estimación de GARA y NAIZ, se sumaron a la convocatoria de Gure Esku en Donostia para pedir «una solución democrática» para Catalunya y Euskal Herria. Al unísono, se reclamó la libertad de los presos políticos condenados con una sentencia que es, en sí misma, «un ataque al corazón de la democracia».