2018/02/09

Kronika
MOVILIZACIONES DE PENSIONISTAS
«QUE NOS SUBAN LAS PENSIONES UN 0,25% ES UNA BURLA»

MAYORES CONTRA LA CRISIS SALIÓ AYER A LA CALLE EN IRUñEA PARA DENUNCIAR QUE SUBIR LAS PENSIONES UN 0,25% ES «UNA BURLA». POR ESO, RECOGIERON LAS CARTAS EN LAS QUE LA MINISTRA FÁTIMA BÁñEZ ANUNCIABA EL INCREMENTO PARA ENTREGÁRSELAS DE VUELTA HOY EN LA DELEGACIÓN DEL GOBIERNO.

Martxelo DÍAZ
0209_eg_jubilados
Los jubilados navarros devolverán a Báñez las cartas en las que les comunicó que sus pensiones subirían un 0,25%.

El día de ayer en Iruñea estaba como para quedarse en casa tomando un caldo. O un chocolate caliente. Sin embargo, los integrantes de la plataforma Mayores contra la Crisis salieron a la calle para denunciar que la subida de las pensiones de 0,25% aplicada por el Gobierno español es «una burla». La versión en euskara es, si cabe, más clarificadora: «kaka zaharra».

La forma de protesta que escogieron fue plantarse frente a la vieja Estación de Autobuses de Iruñea, en una de esas calles que peatonalizaron para El Corte Inglés, para recoger las cartas que envió la ministra Báñez para comunicar a los jubilados que su pensión iba a aumentar un 0,25% tras hacer «un gran esfuerzo».

«No solo protestamos contra esta subida ínfima, que es una burla, sino que rechazamos los ataques que está recibiendo el sistema público de pensiones, con rumores de que no puede tener continuidad», explicó Manolo Burguete, de Mayores contra la Crisis.

«El problema no es que el sistema público no sea viable, sino que no se destinan los recursos suficientes», añadió Burguete.

Además, destacó que tras la dificultad del Estado para abonar las pensiones se encuentran la precariedad, la temporalidad y los bajos salarios que se cobran actualmente, ya que tienen unas cotizaciones muy reducidas. «Las clases trabajadoras jóvenes no pueden hacer lo que nosotros hicimos cuando éramos jóvenes. No pueden cotizar suficientemente para que el sistema público pueda funcionar. También queremos poner encima de la mesa esta reivindicación, que creemos que es muy importante. Este no es un tema que afecte solamente a la generación de los mayores, sino que afecta a todas, especialmente a los más jóvenes», destacó Burguete.

A la hora de buscar una explicación a cómo se han subido las pensiones un 0,25% cuando el IPC es un 1,1% y había promesas recurrentes de que los jubilados no perderían poder adquisitivo, nos topamos con la Ley de Estabilidad Presupuestaria, aprobada a instancias de la Troika tras el rescate bancario. Además de establecer la ‘regla de oro’ para las administraciones, fija que mientras haya déficit las pensiones no se actualizarán conforme al IPC, sino solo un 0,25%.

En Nafarroa hay 56.110 personas que cobran menos de 700 euros de pensión y con este incremento del 0,25% verán cómo crecen un máximo de 1,75 euros mensuales.

Es el quinto año consecutivo que se aplica la subida del 0,25%, lo que ha provocado una fuerte pérdida de poder adquisitivo mientras han subido notablemente la electricidad, el gas y la cesta de la compra.