2018/02/10

Raimundo Fitero
Genéricos

Ando con la tecnología de usuario a brincos. He comprobado, una vez más, que cada vez que por necesidades exógenas debo cambiar de aparato, no es compatible con los otros aparatos, por lo que estoy en un bucle, no puedo poner al día el viejo y debo acomodar el nuevo. En esas estoy. Perdido. Por eso tomo medicamentos genéricos. Y por eso empiezo a estar resuelto a desprenderme de todo complejo respecto al uso de las palabras con perspectiva de género. Voz, sí, voz, es femenino. La voz. Es más, hay un programa, un “talent” que se llama “La Voz”. No entiendo lo de “voza”. Esto es contraproducente para el objetivo que persiguen. La portavoz es correcto. La portavoza es una coza. De coz. De Hernando de la banda de M. Rajoy. Por cierto, el otro Hernando, el doble traidor del PSOE, ¿dónde está?

El suegro de Urdangarin va a protagonizar (de hecho ya lo ha protagonizado y se utiliza como promoción) un incidente en el “Salvados” del próximo domingo. Le cuelga el teléfono a Évole después de habérselo cogido para hablar con José María García, el de “ojo al dato”. Algo tiene que ver con lo de las cacerías africanas. Y digo yo, ¿por qué nos ofrecen tanto espectáculo carnavalero tinerfeño, con unas carrozas imposibles, en nuestra querida La 2, con publicidad encubierta y no nos dan el concurso del Teatro Falla de Cádiz? Lo de esas carrozas, esos vestidos, ese uso del cuerpo de la mujer me parece insultante. Me encantaría escuchar a las “portavozas” opinando al respecto. Yo tengo piezas sueltas de las chirigotas gaditanas y hay una sobre el cuñado de Urdangarin que merece premio. Paradoja: en Telecinco van a comenzar a emitir una serie que se titula “La verdad”. ¿Será verdad que podremos ver alguna verdad en la tele berlusconiana de la postverdad por excelencia? El tema catalán se está agotando por genérico.