2018/02/14

Erreportajea
 
SPARTAK, CSKA, DINAMO, TORPEDO Y LOKOMOTIV: ASÍ ES MOSCÚ, LA CAPITAL DEL FÚTBOL RUSO

La capital rusa es el centro del fútbol del país, y el rival del Athletic es el equipo más popular de la ciudad y del país. Aun así comparte municipio con otros equipos. Todos tienen sus propias historias y peculiaridades.

Pablo GONZÁLEZ
0214_kir_spartak

Es imposible hablar del fútbol ruso sin referirse a la época soviética. El Spartak de Moscú fue el segundo equipo soviético más laureado, a muy poca distancia del líder en títulos, el Dinamo de Kiev. Sin embargo, si hablamos de ciudades, Moscú es la ciudad con más títulos con gran diferencia, tendencia que sigue en Rusia tras la disolución de la URSS. Ello se debe a una gran concentración de equipos. Un total de cinco, Spartak, CSKA, Dinamo, Torpedo y Lokomotiv son los históricos de la ciudad.

La popularidad del Spartak le viene de la época soviética, cuando empezó a llamarse coloquialmente el equipo del pueblo por no tener a nadie detrás suyo mientras que todos los equipos tenían el apoyo de algún ministerio o gran instalación industrial. Así el Dinamo era el equipo del ministerio del interior, el CSKA el equipo del ejército, el Torpedo de la fábrica de automóviles ZIL, el Lokomotiv de los ferrocarriles.

Aunque fundado en 1922, el nombre de Spartak lo lleva desde 1935. En la cultura popular el equipo y la afición son conocidos como “Myaso”, carne en ruso. Los rivales los llaman también cerdos de forma despectiva por ello. Ello se debe a que en su origen el club tenía relación con una fábrica alimentaria. Los tiempos han cambiado y los clubs rusos ya no tienen un ministerio detrás, sino por norma general un oligarca.

El Spartak no es excepción, le pertenece a Leonid Fedún, el vicepresidente de la petrolera Lukoil, una de las mayores del país. Su principal logro aparte de llevar al Spartak a ser campeón en la liga 16/17 tras una sequía de 16 años, es el nuevo estadio Otkritie Arena de 45.000 plazas inaugurado en 2014. Se considera que el Spartak es el único equipo junto al Krasnodar quienes son realmente equipos de fútbol con una estructura profesional y unas finanzas propias que no dependen exclusivamente del dueño y sus aportaciones.

El mayor rival de los “cárnicos” y el equipo moscovita más antiguo es el CSKA, el Club Deportivo Central del Ejército en sus siglas en ruso. Fundado en 1911, le perteneció buena parte de su historia al ejército y sus seguidores principales eran los militares. Ello ya es historia, y actualmente el club le pertenece a Evgueni Guiner, un hombre de negocios de origen ucraniano. Su fortuna no es tan extensa como la de su homólogo del Spartak, pero su buen ojo con los fichajes han llevado al equipo armero a ganar varios trofeos en los últimos años, una auténtica época dorada con varias ligas, copas e incluso una Copa UEFA.

Aun así, su mayor logro ha sido la construcción de un estadio propio para el equipo, inaugurado en mayo de 2016, la VEB Arena. Es más pequeño que el del Spartak y podrá acoger a 30.000 espectadores. Los aficionados del CSKA se suelen llamar de manera cariñosa “Koni”, caballos en ruso. El caballo es además la mascota del equipo. Esto se debe a que los campos de entrenamiento del equipo han coincidido siempre con establos para caballos en sus cercanías.

El tercer equipo de Moscú por peso histórico es el Dinamo, fundado en 1923. Aunque lo suyo es más historia que presente. Fue el equipo en el que militó toda su carrera Lev Yashin, el único portero en ganar el Balón de Oro. No gana un título desde el 1995, copa, y la liga desde el 1976. Además el equipo acaba de volver a primera división tras descender en 2016 a segunda. Ese descenso fue el primero en su historia y dejó la liga rusa sin equipos que nunca hayan descendido. Parte de esta situación la crearon los malos gestores que finalmente han dejado al equipo en manos de uno de los mayores bancos rusos, el VTB. Este banco está financiando la remodelación del estadio del Dinamo, el nuevo VTB Arena tendrá capacidad para 26.000 espectadores y debería inaugurarse este año tras diez años de trabajos con retrasos y sobrecostes.

El cuarto equipo histórico es el Torpedo, fundado en 1924, el cual milita actualmente en la segunda división rusa. El que en otros tiempos era el equipo de la fábrica de automóviles ZIL, ahora pasa por una época gris, muy lejos de aquel equipo que se enfrentó al Athletic en la Recopa de Europa en 1973. Los malos resultados futbolísticos han ido acompañados de deudas cada vez más grandes. Ello ha llevado al club a manos del banquero Roman Avdeev. Habrá que ver si el que fuera uno de los equipos con más aficionados de la ciudad vuelve a primera con la ayuda del capital de su nuevo propietario.

El quinto equipo de Moscú es el Lokomotiv, fundado en 1922, en su caso es mucho más presente que pasado. Es el único de los cinco que nunca ganó la liga soviética, pero sí ha ganado la rusa a principios de siglo y ha competido de manera notable en Europa, siendo rival del Athletic en cuartos de la Europa Legue de 2012. En la actualidad es líder de la liga rusa con 8 puntos de ventaja sobre el Zenit y el Spartak. Este equipo a pesar de ser una entidad independiente, está bajo el control de la empresa RZhD, los ferrocarriles estatales rusos. Uno de esos curiosos casos cuando el fútbol profesional se paga con el patrocinio de una empresa estatal. Su campo es el RZhD Arena, con capacidad para 27.000 espectadores y que fue durante años el único estadio moderno de Moscú.

Así son los equipos de Moscú. El paso del sistema soviético al sistema actual no les ha sentado bien, pero de una manera u otra van saliendo del bache, sobre todo económico, que supuso esta época de transición. Con la aparición de equipos de otras ciudades, como el Zenit de San Petersburgo, el Rubin de Kazan o el Krasnodar, el dominio moscovita del fútbol ruso está cada vez más en entredicho.