2019/05/16

Ackermann, bajo la lluvia

El alemán del Bora sumó su segundo triunfo al imponerse en el sprint que decidió la quinta etapa. Unajornada pasada por agua y empañada por la retirada de Tom Dumoulin tras su caída del día anterior.

Asier AIESTARAN
0516_kir_ackermann

El alemán Pascal Ackermann (Bora), que ya se adjudicó la primera etapa tras la crono, fue el más rápido en el sprint que decidió la quinta etapa del Giro, de 140 kms entre Frascati y Terracina. Un día marcado por la intensa lluvia, que no dio respiro a los corredores en ningún momento, y empañado por el adiós de Tom Dumoulin (Sunweb).

De hecho, los organizadores decidieron que la última vuelta al circuito final fuera neutralizada, sin contar las diferencias de tiempo, por lo que los favoritos pudieron ir más tranquilos en los últimos diez kilómetros y los hombres rápidos tuvieron más espacio en la carretera para poder disputar la etapa.

El Deceuninck preparó muy bien la llegada para Elia Viviani, pero fue Ackermann el que se llevó la victoria por delante de Fernando Gaviria (UAE) y Arnaud Demare (Groupama). Un movimiento lateral de uno de los lanzadores pudo dificultar el esfuerzo final a alguno de los contendientes.

La clasificación general no sufre cambios significativos, por lo que Primoz Roglic (Jumbo) seguirá luciendo la maglia rosa en la sexta etapa de hoy, 238 kilómetros entre Cassino y San Giovanni Rotondo, con un puerto de Segunda (Copa Casarinelle) a falta de 20 para el final.

La escapada de la jornada estuvo formada por seis corredores: Giulio Ciccone (Trek), Louis Vervaeke (Sunweb), Umberto Orsini (Bardiani), Enrico Barbin (Bardiani), Ivan Santaromita (Nippo) y Miguel Florez (Androni). Aunque pocos kilómetros después de formarse la fuga, Ciccone se quedó atrás dejando un quinteto en cabeza.

El pelotón controló la aventura en todo momento, y fue Vervaeke el que se marchó en solitario en la subida a Sezze, un puerto de cuarta categoría y única dificultad de la etapa en su segunda mitad. El belga llegó a tener cerca de un minuto de ventaja respecto al gran grupo, pero cuando los equipos de los esprinters se pusieron a tirar en serio, la escapada llegó a su fin.

Una jornada que arrancó con la noticia de que Tom Dumoulin tomaba la salida pese a la caída del día anterior. Las pruebas realizadas al holandés, uno de los grandes favoritos a la victoria final, descartaron lesiones de mayor gravedad, pero una vez subido a la bicicleta, las molestias fueron a más y el corredor del Sunweb optó por la retirada.